Entrega de firmas

La Plataforma por la Sanidad Pública de Toledo entregó ayer en la Delegación de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha en Toledo alrededor de 15.000 firmas en defensa de la sanidad pública, recogidas en una campaña que comenzó en el pasado mes de febrero. Alrededor de veinte miembros del colectivo, formado por PSOE, IU, UPyD, CCOO, UGT, USAE, SIC, la Junta de Personal del Hospital, la Federación de Asociaciones de Vecinos ‘El Ciudadano’,  la Asamblea por la Sanidad Pública, la asociación ‘María de Padilla’,

la Asociación de Consumidores y Usuarios, la Asociación de Inmigrantes, el Centro Islámico de Toledo, la coordinadora de ONG y el Partido Comunista, se concentraron en la mañana de ayer a las puertas del Palacio de Fuensalida, sede de la Presidencia del Gobierno regional para hacer entrega del escrito en el que denuncian  «el deterioro que está sufriendo la sanidad en el Complejo Hospitalario de Toledo». Sin embargo, como explicó una de las portavoces, Eva Perea, finalmente tuvieron que dejar las firmas en el registro de la Delegación de la Junta en Toledo «para exigir una sanidad pública, universal, gratuita y de calidad».

También mostraron su preocupación por la situación del nuevo hospital de Toledo del barrio de Santa María de Benquerencia. La plataforma sigue insistiendo en que quieren que la gestión de la infraestructura sea cien por cien pública mientras que el modelo que propone el Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam)     se basa en la concesión a una empresa de los servicios no clínicos y explotaciones comerciales como  el mantenimiento, limpieza, seguridad y cafeterías. De hecho, el colectivo tiene pensado celebrar una jornada lúdica antes del verano, y en las inmediaciones de la construcción, para reivindicar que el hospital sea una realidad cuanto antes y tenga una gestión totalmente pública.
La plataforma denunció los efectos de los «recortes» en el sistema sanitario de Castilla-La Mancha, en donde temen que con la llegada del verano se siga produciendo una merma de personal, el cierre de plantas y colapso en el servicio de Urgencias.  Además, indican que en este momento el Complejo Hospitalario de Toledo «hay 150 camas que están cerradas».

La portavoz del colectivo señaló también en la pasada jornada que los recortes presupuestarios «están estrangulando la disponibilidad de recursos para la sanidad pública y poniendo en riesgo la calidad y la salud de la ciudadanía», a lo que añadió que «las medidas llevadas a cabo por el Gobierno regional han contribuido a incrementar las desigualdades en salud en la región. Los recortes y exclusiones tienen un saldo en vida y en vidas».

 

Fuente: La Tribuna